PROGRAMA DE LUCHA CONTRA LA DESNUTRICIÓN INFANTIL

 

Programa contra la desnutrición infantil
Ubicación Macomía (Mozambique)
Justificación El servicio lo concebimos como una manera concreta de ser y estar en los lugares donde hemos sido enviadas. Como Carmelitas Teresas de San José nos hacemos presentes allí donde hay orfandad, urgencia en defender la vida, y en dar sentido a la existencia desde los valores evangélicos.

Llevamos a cabo nuestra misión evangelizadora en escuelas y colegios -públicos, concertados, privados y/o parroquiales-; casas-hogar, apoyadas por los organismos sociales de los países; internados y residencias para jóvenes estudiantes y/o trabajadoras; participación en la pastoral parroquial y en algunas obras sociales. Trabajo directo con la población y comunidades más vulnerables (familias, bebés, personas mayores, personas con necesidades especiales, etc). Allí donde se necesita una mano, o las dos, estamos.

Nos esforcemos por ofrecer una buena formación integral y mantener un ambiente familiar, sencillo, cercano, solidario, respetuoso y libre, en todos nuestras Obras Sociales y con todos los grupos implicados en ellos/as.

En ese camino no nos sentimos solas. Compartimos nuestra misión con comunidades, barrios, parroquias, etc. Juntos vamos perfilando un camino más dignificador de los más vulnerables y excluidos a los que llega nuestra acción apostólica y social.

En la Misión de Macomía, en especial nos centramos en el programa de desnutrición, se pretende abordar las especificidades y problemáticas de las familias con bebés y escasos recursos. Con el objetivo de atender las problemáticas de manera personalizada e integral, en todas las intervenciones se trabaja de manera transversal;

- La proyección familiar.

- El ámbito sanitario.

- El ámbito social.

- La proyección espiritual.

Descripción Mediante la presente intervención, se pretende favorecer las condiciones alimenticias de 20 familias con bebés en situación de vulnerabilidad del municipio de Cabo Delgado (Macomía-Mozambique), trabajando tres líneas fundamentales:

1- Proyección familiar. Esta proyección tiene como finalidad el fortalecer la planificación familiar, a fin, de poder cubrir las necesidades esenciales de sus hijos e hijas.
2- Ámbito sanitario. Implica la formación en el cuidado y prevención de enfermedades de los menores, así como ofrecer una buena y equilibrada alimentación a los bebés de la familia (botes de leche para evitar la desnutrición infantil).
3- Ámbito social. Referido al crecimiento como comunidad, como población.
4- Proyección espiritual. Para conseguir un desarrollo integral de la persona y la familia, no podemos dejar de lado esta dimensión, la espiritual, llenarnos de la gracia del Señor nos ayuda a superar las mayores dificultades que se nos van presentando en la vida.

Personas beneficiarias La distribución puede ser diferente cada año, ya que pueden ser 20 familias con un bebé cada una, o que haya familias que tienen más de un bebé por lo que recibirían raciones acorde al número de bebés; disminuirían entonces, el número de familias, pero NO el número de bebés, que siempre serán 20.

Quiero hacer un aporte puntual Quiero ser colaborador